Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

jueves, 14 de julio de 2016

¡Oye! ¿Te acuerdas de mí? Recuerdos

          Recuerdos

Rocío se asombra un poco, pero después regresa a la normalidad haciendo que me tranquilice un poco al no ser revelada.
¾Bien. Portándose mal.¾Dice con indiferencia.
Mal y Ryan juntos son palabras que no conjugan bien.
¾¿Y sigue igual?¾Pregunto.
¡Kate, contrólate no seas tan evidente!
¾No sé de lo que hablas. ¾Ella se encoge de hombros haciendo me que den ganas de zarandearla por no decirme lo que quiero saber.
¾¿Si es un buen chico? ¾Continúo con las preguntas.
No llevas un buen camino Kate.
¾Por supuesto, es mi hermano.¾Me giña un ojo.
¾Permíteme que lo dude¾Las dos sonreímos porque sabemos que eso no es así.
¾Humm. ¾Se queda pensando por unos segundos ¾Sabes podríamos salir los tres, como antes.
El corazón se me acelera. Salir con Ryan. Pero ¿Si se está hablando de Mario?
¾¿Crees que Mario acepte? Tal vez la novia no lo deje.
Ella se enoja todavía más.
¾Tiene que aceptar, hace dos años que no salimos los tres.
Eso me entristece un poco, por supuesto que quiero ver a Mario, pero yo también deseo ver a Ryan. Tonta, tonta.
¾Está bien, pero eso será mañana porque hoy no estoy lista para salir.¾Le informo mientras no puedo evitar bostezar.
Ella sonríe ¾¿Qué te parece si también invitamos a Ryan?¾Me pregunta mientras se pone de pie.
El corazón se me detiene, eso es justo lo que quería escuchar.
¾Si él quiere ir, yo no tengo ningún problema. ¾Quiero sonar sosegada ¾Además, quiero verlo, no he hablado con él desde que me marche.
¾Ya está dicho. ¾Me besa en la mejilla ¾Me voy para dejarte descansar, a las ocho pasamos por ti.
La abrazo y la conduzco a la puerta de la casa. Al entrar, me encuentro a mis padres y los besos antes de irme a mi habitación.
Al entrar no puedo evitar acordarme de Ryan. La última vez que lo vi, era un joven alto de metro ochenta y cinco, delgado, con el cabello rubio con risos y los labios finos y rosados. Lo que más me encanta de él, es cuando se sonroja y su presencia me hace sentir cómoda y a la misma vez… segura.
Él es tan diferente a todos esos chicos que lo único que piensan es follar, yo no le cambiaría absolutamente nada.
Me acuesto en la cama acordándome el día que comencé a sentir cosas por Ryan. Ese día había discutido con mis padres ya que no me dejaban divertirme como los demás chicos de mi edad, me comenzaban a sofocar, él llego al parque y se sentó a mi lado, comenzamos a hablar y le conté como me sentía, me escuchó atentamente como si lo que dijera realmente fuera importante. ¡Dios! Es el hombre más increíble que he conocido.
Cuando decidí marcharme, le conté y le pregunte si llegaría a despedirme y me dijo que sí, pero el día que me fui, él no llegó, lo que me dolió profundamente. Rocío me dijo que su abuela se sentía mal y tenía que ir a verla. En ese momento lo único que deseaba era seguir en contacto con Ryan, pero cuando llamaba a la casa de Rocío, nunca contesto y no quería preguntarle a Rocío sobre él, no quería que ella se diera cuenta que estaba enamorada de su hermano.

De esa manera me dormí, acordándome de Ryan…


Continuara...

4 comentarios:

  1. Estupendo Mirian las novelas por relatos me encantan... Gracias por compartir... ¡Besitos miles hermosa...!!!

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso relato encandador gracias por traer estas maravillas saludos cordiales gracias feliz semana

    ResponderEliminar
  3. Miles de gracias a Maria del Socorro y a Isidro por su mensajes y su apoyo. Me alegro que les guste el relato. ¡Besos!

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: