Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

martes, 3 de mayo de 2016

ELLA




Observar las imágenes, los ángulos, los guiños,  los cambios del gesto en sus ojos,  sus labios, las líneas de sus hombros, cómo se movía su cabello al voltear, o los sutiles cambios en el color almendra de su piel al coqueteo con la luz, era lo que la mantenía absorta.

Colgados en las paredes, ostentaba una amplia colección de espejos de distintos tamaños, con diferentes profundidades al reflejar, pero sobre todo, con diversos, coloridos y exóticos marcos para crear una fugaz y transmutable obra arte al reflejar. Todo lo que la acompañara al entrar en aquellos marcos la embelesaban; la luz, la oscuridad, las tardes, las paredes, los muebles, la tela de su ropa, la caída de su cabello, ella, siempre ella.

Todo había comenzado con un santuario de prominentes espejos en la recamara para observarse a detalle en la intimidad. Fraguado para que en  las mañanas, cuando sus pestañas se separaran por primera vez en el día, lo inmediato que apareciera, con alivio ante sus ojos, fuera su reflejo. La imagen de ella tendida en la cama, reflejada desde arriba. La imagen de ella vista del costado izquierdo. Ella, su rostro y sus mejillas. Ella, su nuca y sus cabellos que viajaban de reflejo en reflejo hasta llegar a sus ojos… Pero, cuando hubo terminado de cubrir con espejos todos los posibles ángulos de su belleza matinal, se encontró con que no era suficiente. Así que siguió con los pasillos para no perderse los pormenores de su movimiento. Y cuando aquello no fue suficiente, continuó con  la estancia, el comedor, la cocina, los baños… todos los rincones posibles de la casa.

Rosanna Jones
Uno de sus momento preferidos del día era cuando podía sentarse en la banca de piedra de su jardín antes de la puesta del sol. Desde allí podría observar la luz reflejada en los espejos de la casa  esplendiendo una luminiscencia deslumbrante; imagen hermosa e imponente, como ella... Era entonces  cuando el día daba paso a la pesadilla.

Por las noches, cuando su cuerpo exigía tregua y se metía entre las sábanas, y sus párpados hermosos se cerraban, perdía por completo el control  para dormir profundamente. Entonces sucedían los ensueños, y en todos ellos, aquella angustiosa  imagen que la estremecía; ella  suprimida, sin gesto. Cada una de sus noches caía presa de aquellas pesadillas en las que aparecía sin rostro. Un cuerpo, móvil y parlante pero con el semblante borrado… una insoportable condena para la que apenas los atiborrados espejos de la casa le brindaban alivio.

Esa tarde, después ver llegar la noche desde el jardín, se paseó por el santuario de su imagen hasta muy entrada la madrugada, acarició sus espejos preferidos y se fue, resignada, a la cama. Soñó que estaba en una lluvia cálida, cubriéndose con un enorme paraguas amarillo. La lluvia la rodeaba y al  saltar un charco, algo le habló desde el agua estancada, regresó para encontrase con ¡¿sus cejas, su barbilla, sus ojos?! No lo podía creer, ahí estaba su rostro, nítido, el de siempre, el de los espejos. ¡Por fin en un sueño, era ella! Fascinada por mirarse la cara en aquellos pasajes de su inconsciente, se llenó de su imagen, entregada al dulce placer de la presunción,  imaginando lo feliz que sería el despertar en un mundo sin el terror agobiante a dormir.  

Esperanzada esperó el despertar. Pero  la espera del despertar, se volvió infinita…


DIANA PINEDO

MÁS TEXTOS DE LA AUTORA: http://grafema11.blogspot.mx/






8 comentarios:

  1. Un relato que dejas la impronta de ser un sueño. Me ha gustado mucho Diana. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Maria del Carmen, me alegra que te haya gustado :)
      Abrazos!!

      Eliminar
  2. your entry is a wonderful use of description and narration of a dream. The words are almost like images on the air, Diana. Kisses!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu hermoso comentario Paula!! :)
      Abrazos!!

      Eliminar
  3. Mientras lo leía este relato me daba ese sabor exquisito y en suspenso que tienen las leyendas...FAS-CI-NAN-TE Diana... Gracias por compartir ¡Besitos hermosa...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maria del Socorro, un honor que así te lo parezca, gracias por leer y comentar :)
      Besos!!

      Eliminar
  4. Maravillosa entrada encantadora gracias por traer estas maravillas saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo encantada Isidro!!
      Gracias por leer comentar y difundir, Abrazos!!

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: