Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad

Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 22 de junio de 2015

EXPERIENCIA AUTODIDACTA. YO CREO EN MÍ, TÚ CREES EN TÍ




Artículo publicado para Blogger House original de mi blog Nuevo Viaje a Ítaca
---------------------------------------------------------------------



  
"Aprender sin pensar es inútil; pensar sin aprender, peligroso."    

 Confucio
           
   
Me preguntaba, si alguna vez, habíais sentido la necesidad de iniciaros en el aprendizaje de alguna disciplina o especialidad, por 
vuestra cuenta y riesgo y si, en ese momento, os pareció algo imposible de cumplir. A mí sí me ha ocurrido, quizá a alguno de vosotros también, ¿no es así? ¿Verdad que sobreviene de inmediato la frustración por tener que prescindir de una metodología concreta? Analicemos detalladamente esta cuestión. Creo que no es algo fortuito que a pesar de la renuncia, la curiosidad se mantenga siempre viva. Me lo dictamina la experiencia cuando compruebo que poseemos excelentes aptitudes, que somos profundamente observadores, que intentamos asimilar todas las novedades posibles. Y es desde ese punto de inflexión que un día descubrimos, casi por csualidad, que el aprendizaje consustancial pervive en gran parte de lo cotidiano, que no hay que buscar muy al fondo. Entonces, ¿por qué negar de buenas a primeras la posibilidad de alcanzar la meta creativa del desarrollo personal capaz de alimentar nuestra actividad cognoscitiva y emocional? Para intentar culminar este grandioso objetivo, nuestro primer paso debe ser el de motivarnos. Por eso, es crucial que eliminemos los enquistados prejuicios que en la mayoría de ocasiones resurgen del subconsciente, o bien, por influencia de la educación y de los roles paternofiliales, o bien, por un entorno demasiado rígido. Otro porcentaje considerable de desmotivación puede tener su origen en experiencias previas que fueron cortadas de raíz o se bloquearon a mitad de camino porque no se obtuvieron resultados inmediatos.

"La curiosidad se atreve más contra lo que más se prohibe" - Diego de Saavedra Fajardo
"No tengo talentos especiales, pero sí soy tremendamente curioso - Albert Einstein

DESMONTANDO FALSAS CREENCIAS:

1.- La curiosidad mató al gato.

(Dicen que la curiosidad mató al gato, pero nunca dicen si lo que descubrió valió la pena).

Todas las personas tenemos la capacidad de sentirnos motivadas. No solo de manera espontánea, también es posible desarrollar la ilusión por medio de la voluntad. Cuando ponemos interés en algo, nos cuesta menos trabajo aprender o memorizar.
Un ejemplo práctico lo tenemos en la lectura de nuestro libro favorito. Lo leemos de un tirón y no necesitamos esforzarnos para prestar atención al argumento, a la estructura o a aspectos muy precisos de la narración. Por el contrario, si la lectura  nos parece aburrida, su análisis resulta más complicado de dilucidar. 
Tened presente que un niño pequeño jamás se cansará de hacer preguntas, manifestando una infinita curiosidad por todo aquello que capta a través de sus cinco sentidos. Y así es como va a aprendiendo durante las primeras etapas de su educación. No renunciemos a ser como el niño que fuimos. Podemos ser cautelosos o prudentes, pero sin dejar de hacer las cosas por nosotros mismos. Se trata de investigar para no quedarnos donde estábamos. Lo ideal es no perder la oportunidad de obtener hallazgos o la posibilidad de conseguir información altamente cualitativa. Hasta que no lleguemos a ella, no sabremos lo que puede significar para nuestra vida.

2.- El miedo al fracaso.

"En la vida hay algo peor que el fracaso: el no haber intentado nada" - Franklin Delano Roosevelt
"Si tomas cada situación como un asunto de vida o muerte, morirás muchas veces" - Dean Smith
  "La confianza no viene de tener siempre razón, sino de no tener miedo a estar equivocado" - Peter T. Mcintyre

Considero que el peor de los miedos es el miedo a lo desconocido. Al no tener una percepción absoluta de las consecuencias a las que nos enfrentamos si nos equivocamos, la tendencia o reacción natural consiste en la evitación de situaciones comprometedoras que impliquen riesgos. Suele ocurrir porque sobredimensionamos el peligro o lo anticipamos al hacernos una idea preconcebida de lo que puede pasar.

Recuerdo la primera vez que practiqué mountain bike. Sudé por todos los poros sin poder abandonar, en ningún momento, la agobiante sensación de ansiedad que se apoderó de mí y se aferró persistentemente durante el tiempo que duró el trayecto por el monte. Yo no tenía ni idea de la técnica a seguir, por eso no la había aplicado con anterioridad. Era tal el desconocimiento del medio en el que me encontraba que no sabía siquiera cómo debía ir cambiando los desarrollos de la transmisión. Otro problema añadido fue el pánico que sentía a la hora de recorrer el sendero o el campo a través, con piedras, baches y desniveles. Además, cuando me tocaba ir por carretera, aunque fueran desplazamientos cortos, sufría lo indecible por temor a salirme del arcén en un descuido y esas cosas puntuales. Pero mi hermano me infundió seguridad. Me convenció de que no ocurriría nada malo si iba todo el rato chupándole la rueda trasera. Se propuso actuar de guía lazarillo. A base de repetir varias veces la misma experiencia, aprendí a utilizar los desarrollos pequeños seleccionando combinaciones de plato y piñón que me permitieron subir las cuestas; y manejar desarrollos más grandes para poder ir en descenso o pedalear en llano. No tenía que preocuparme de las señalizaciones de la vía urbana o de la carretera porque él me avisaba indicándomelo con su brazo, lo mismo que si aparecía un coche por detrás.

La conclusión que extraigo es la de que podemos confiar verdaderamente en la gente que tenemos alrededor para que nos oriente en la manera óptima de realizar nuestras tareas, siempre y cuando estas personas sean susceptibles de poder ser consideradas objetiva o subjetivamente, acertados maestros o tutores de confianza.

En última instancia, si surge cualquier sentimiento de temor, del tipo que sea, ante una situación inédita, debemos plantearnos qué es lo peor que nos puede pasar, igual que si abordamos actividades intelectuales complejas o acometemos ciertas prácticas, siendo profanos o neófitos en tales menesteres. Es una estrategia que nos puede servir a la hora de objetivizar las cosas.

3.- La autoduda.

"Me pregunto cuántos Einsteins potenciales habrán llegado a sentirse irremediablemente descorazonados a causa de exámenes competitivos y del hastío generado por acumular méritos en su currículo a la fuerza" - Carl Sagan 
"Duerma yo o esté despierto, dos mas tres serán siempre cinco, y el cuadrado no tendrá mas que cuatro lados" - René Descartes
"La duda no es una condición placentera pero la certeza es absurda" - Voltaire
"Aprende a dudar y acabarás dudando de tu propia duda; de este modo premia Dios al escéptico y al creyente" - Antonio Machado
"Aquél que duda y no investiga, se torna no sólo infeliz, sino también injusto" - Blaise Pascal

La duda razonable es de carácter útil, si nos enfrentamos a una encrucijada, pero no ayuda a pasar a la acción espontánea.
La peor duda posible es aquella que nos hace preguntarnos si lo hacemos o no lo hacemos, si seremos capaces o no.
Bien, ante la disyuntiva, yo señalo: en lugar de dudar, hay que hacer.
Sin atribuir prejuicios a nuestras ilimitadas capacidades, hagamos todo aquello que queramos hacer. Para hacer algo que no sabemos si cumpliremos con eficacia, es importante que primero reconozcamos que no sabemos hacerlo, lo cual revertirá sobre nuestro estado de ánimo y reforzará nuestra seguridad, porque el mero hecho de sincerarnos, reporta a la mente la tranquilidad suficiente como para pasar a la acción sin tener que valorar de antemano. Inmediatamente, vamos a poder observar cómo nos inundamos de buenas y originales ideas con las que incentivar a la imaginación. Pero si eso no fuera suficiente, deberemos recurrir a la confianza, rememorando aquellas experiencias que más nos han inspirado y a través de las cuales hemos alcanzado éxitos notables que en su momento han supuesto todo un reto. Por medio de la sensación emocional que genera el recuerdo de ese pequeño triunfo y que reproduciremos teniendo la mente en calma, (las veces que haga falta), iniciaremos el siguiente paso: ejecutar la acción.

He tenido que hablar muchas veces en público delante de una audiencia numerosa. Siempre he procurado creer que lo iba a hacer muy bien. Engañar al subconsciente es efectivo, siempre y cuando uno se encuentre en un estado de tranquilidad y autocontrol, si es necesario, recurriendo al método de la concentración. Hay que focalizar la atención en la tarea de preparación o en el ensayo. De modo que no tengamos tiempo ni oportunidad de pensar en nada más que en aquello que estemos haciendo en ese preciso instante.
Las ideas dispersas bailando solas alrededor de nuestra cabeza son, en este caso, nuestras mayores enemigas y una muestra del exceso de responsabilidad suscitado por las distracciones.

4.- Para estudiar, investigar y aprender consecuentemente, no hay por qué caer en el teoricismo.

El recurso de auctoritas, no debe abocarnos al convencimiento de lo absoluto, ni tiene por qué dirigir nuestras potencialidades. Tampoco garantiza un criterio de verdad. Cada persona es un mundo. Este estilo deviene de la antigua Roma, donde se recurría a esta forma de legitimización social para ratificar que alguien poseía la cualificación necesaria en una materia basándose en su autoridad moral. Para los académicos que compiten por un cargo en una institución regia, la potestad para ejercer ese cargo depende fundamentalmente de una valoración material de su mérito o prestigio, sobre todo si está enfocado como vocación de servicio o vinculado a la enseñanza. Se aseguran de transmitir a los demás una serie de habilidades de forma mecánica.
Pero para el autodidacta o autoaprendiz, esa vía de transmisión puede ser irrelevante como fuente de conocimiento exclusivo ya que, para él, el conocimiento no está estrictamente ligado al academicismo. Para aprender desde unas  condiciones connaturales, la persona autodidacta no necesita una formación reglada u homologada que la convierta en la erudita de una disciplina o materia.

El planteamiento del aprendizaje mediante el libre albedrío, puede ofrecer alguna ventaja sustancial. Y se apoya en el  hecho de que, con esta praxis, resulta menos asumible un soporte intelectual conformado por una serie de teorías y tesis formuladas por personas de reconocido prestigio en ciertas corporaciones, de profesores influyentes en instituciones oficiales, de obras y estudios subvencionados por el Estado o de mecenas que nos deriven hacia determinadas escuelas de pensamiento e inoculen tendencias especulativas del tipo: "los neandertales se extinguieron frente al homo sapiens, porque se asociaban menos entre ellos, lo aprendí en la Universidad o lo dice el equipo de Atapuerca", por ejemplo. Aunque fuese cierto, que en este caso, es lo más probable, el hecho de poder investigar por nuestra cuenta nos exime de una normativa que promueve que aceptemos las imposiciones propias de la cátedra y, al mismo tiempo, nos aleja del adoctrinamiento, otorgándonos el derecho a elegir libremente nuestras creencias y valores. Sobre todo, porque determinadas fuentes de conocimiento intelectual confluyen hacia una ideología particular. La consideración de que hay que asumir determinadas ideologías porque se corresponden con un sistema de pensamiento dominante, no es un garante de objetividad en la información.

5.- Hay que regirse en mayor medida por horarios estrictos y detalladamente calculados y, fundamentalmente, por la fuerza de voluntad, puesto que quien no sigue una orientación académica ni un método convencional, presenta mayores dificultades para la concentración y la constancia.

Pues éstas proposiciones y premisas me parecen excesivamente categóricas. Es todo lo contrario. Sin un plan definido, disponemos de mayor libertad para obrar y actuar, prescindiendo de la taxativa sujeción al control disciplinario y correctivo. El ritmo a seguir dependerá, en todo caso, de las decisiones que oportunamente se adopten para buscar momentos adecuados al estudio, la lectura, la práctica o el ensayo, y todo ello estimulará el desarrollo creativo y permitirá un mejor criterio en la selección de contenidos. El nivel y el listón lo pondremos nosotros. Los recursos técnicos, el material y la documentación necesarios, pueden ser perfectamente equiparables a los utilizados en los centros docentes. Internet es una excelente herramienta a disposición de cualquier usuario con conexión; adquirir una correcta bibliografía está al alcance de todo el mundo; se encuentran libros interesantes tanto en librerías comerciales como en blibliotecas públicas o de laderas que tengamos (amigos, familiares, vecinos, antiguos profesores...).

La sabiduría del refranero popular, "no hay zalea sin garra" o "dando la gotera, hace señal en la piedra", nos invita a rechazar con acierto la idea errónea de que para estudiar por cuenta propia no se requiere de ningún esfuerzo. De no ser así, abandonaremos a las primeras de cambio. Lo que sí es cierto, es que se puede aprender y disfrutar al mismo tiempo, sin presiones y sin la obligatoriedad de los exámenes. Por último, no es conveniente dejar pasar demasiado tiempo entre sesión y sesión, porque los procesos que no se trabajan con relativa frecuencia, acaban enfriándose.

Ante todo, quiero dejar claro que defiendo el sistema público de enseñanza y la oficialidad de las titulaciones, por supuesto, aunque tenía ganas de hablar de este tema, ya que mis pinitos en el autoaprendizaje los hice poco después del bachillerato, hace ya algunos añitos, y también en alguna que otra ocasión posterior. 


 "Cada estudiante que se inicia en una búsqueda científica, sobre todo si es en un período un tanto avanzado de la vida, encontrará no sólo que tiene mucho que aprender, sino también mucho que desaprender".
  
John Herschel


Bueno, ¿qué os ha parecido el tema?



Pink Floyd - Another Brick in the Wall



Mecano - No me enseñen la lección




Si así lo deseas puedes entrar en mi blog. ¡Vamos, pasa! ¿te apetece una taza de café?:  

 


9 comentarios:

  1. Respondiendo a la última pregunta.....Complicado!!!! Para poder ser el maestro o tutor perfecto hay que ser perfecto, los mayores llevamos con nosotros los defectos tutoriales que hemos sufrido de niños, por eso el profesor, educador tiene mucho mérito si lo hace bien, yo me considero un profeso horrible!! y en psicolgía soy un desastre, así que seí un pésimo profesor. Se que la psicología es lo tuyo, pero no puedo discutir de lo que no se o hago mal. Una vez leído todo el artículo tengo un lío mental que caigo para atras jajaaja, gracias por entenderme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos,
      No pasa nada, el artículo parte de mis propias opiniones personales, no hay que tomarlo como referente de nada. Lo que vengo a decir es que muchas veces todo lo aprendido académicamente, en el colegio, en la Universidad, en los libros de autor y las escuelas teóricas, etc, precisamente nos confunden porque no es una información que tú puedas haber descubierto por casualidad, sino que te la imponen con una cátedra, con un programa, es decir, te dicen que eso es lo aceptable, lo oficial, y va y nos lo creemos. No importa, a lo largo de la vida, nuestras propias experiencias nos dirán cómo seleccionar esa información. Y muchas veces, incluso tocará desaprender. Esas serían las conclusiones del artículo. Por tanto, lo mejor es confiar en el criterio propio. La otra parte del artículo afirma que eso es lo más complicado y te plantea unas pocas claves para ayudar a emprender tu propio camino del conocimiento.
      Yo todavía sigo liada mentalmente. Llevo así toda la vida, o sea que...jajajaja
      Me ha encantado que opines con franqueza sobre este tema, agradezco enormemente tu simpatía y amabilidad ;-) Al final está muy bien que cada uno tengamos nuestra propia opinión de las cosas. Esa sería la síntesis.
      Un abrazo, amigo

      Eliminar
    2. Pero entonces nada de lo que no he comprobado con mi propia experiencia puede no ser vedad. Yo creo que la Tierra es redonda porque me lo han dicho, pero yo no lo he comprobado. Este tipo de filosofía me la hago a mi mismo muchas veces en momentos como mirar por el telescopio. Y si nada es como nos lo cuentan? Y si vivimos en un Matrix y no lo sabemos? Pero al final me encuentro a la majestuosa Luna en el centro del ocular y dejo de dudar. Pero resulta que como podemos ver a la Luna redonda, nos han dicho la verdad sobre la Tierra para que nos creamos el resto de mentiras. Lo cierto es que estamos gobernados. Admiro a aquellas personas que con su propia experiencia lo descubren todo, Indígenas repartidos por distintas latitudes son mi admiración. Incluso hay momentos en los que me gustaría haber nacido en el siglo I ó II, para saborear nuestro medio como ellos lo hicieron.

      Gracias a ti por hacerme meditar y filosofar, psicológicamente? jaja quien sabe igual si inconscientemente!! abrazo hermosa!

      Eliminar
    3. Claro, tienes razón. Hay parte del conocimiento que es objetivo, materialista. No me refería a ese tipo de contenido e información, la ciencia empírica o las matemáticas exactas. Aunque como científico, estarás de acuerdo en que hay ciertos aspectos de la ciencia que son doctrinales y otros que no lo son tanto. Considero que debemos ser capacer de elegir qué ideas nos sirven, aunque el conocimiento científico en sí mismo siempre será conocimiento científico, si sabemos buscar la verdad en los hechos.
      Jajaja, te hago pensar y al mismo tiempo me haces considerar cosas que no había tenido en cuenta. Eres increíble. Gracias, majo.
      Un abrazo y feliz noche

      Eliminar
    4. Oye Marisa!! gracias por la música, un buen detalle!! buenas noches!

      Eliminar
  2. buenas noches un articulo que hace pensar gracias Marisa Doménech gracias por traerlo y un gran detalle el de la musica saludos cordiales y feliz martes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidro,
      ¡Qué alegría que así lo sientas!
      La música es una parte de mi vida y así queda reflejado también cuando escribo en mi blog. Muchas gracias por tus palabras, ufff, ¡me siento feliz por estos detalles!.
      Un fuerte abrazo, amigo

      Eliminar
  3. ¡Hola Marisa..!!! Un gran artículo sin duda,me llamó mucho esta cita
    "Me pregunto cuántos Einsteins potenciales habrán llegado a sentirse irremediablemente descorazonados a causa de exámenes competitivos y del hastío generado por acumular méritos en su currículo a la fuerza" - Carl Sagan
    ¡Cuanta razón en ello...!!! Y agregaría cuantos pequeñitos no son lastimados por sus padres por no ser niños de 10 ¡Me ha conmovido mucho el enfoque que le has dado al artículo,tocas sutilmente la Autoestima y me gusta como lo has hecho ¡Gracias por ser parte de BLOGGER HOUSE un orgullo contar con tus letras y saberes,besitos linduraaaaa...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria,
      La verdad es que hay citas que desentrañan grandes misterios con solo la voluntad de penetrar en el fondo de las heridas. Mucha gente se ha sentido alguna vez en indefensión debido al rígido sistema competitivo de la enseñanza. Sin duda, hay que enseñar primando el potencial natural de los niños, estoy muy de acuerdo con tus apreciaciones, máxime viniendo de tu gran experiencia como educadora, dando valor y conciencia al criterio de los infantes en sus primeras etapas de conocimiento.
      Para mí es un orgullo que valores tan positivamente lo que he escrito, muchas gracias por tu apoyo. Y, sobre todo, gracias por poder aprender de tí.
      Un beso grande

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: